SOY VEGETARIANO ¿y eso qué es?

En cada uno de nosotros, existe una filosofía de vida diferente y única que nos define como personas. El optar por una dieta vegetariana en personas sanas es un tipo de patrón alimentario que cada vez está más en auge. Si decido seguirlo debo tener en cuenta una serie de características y un diseño cuidadosamente estructurado para  que en  mi dieta no exista ningún déficit alimentario.

 Normalmente las personas que deciden comenzar un tipo de dieta como esta, suele ser  por motivos referentes a  un cambio en su filosofía de vida, por cuidar el medio ambiente, motivos religiosos, un deseo de consumir alimentos con la menor manipulación industrial, productos químicos etc.…

 Una dieta en la que prescindamos de todo tipo de alimentos de origen animal, lo que se denominaría una  dieta vegana o vegetariana estricta, sería una dieta que a priori tendría carencias nutricionales en vitaminas B12, B2, D y minerales como el calcio, hierro y zinc.

 Si elegimos llevar una dieta vegetariana estricta tendríamos que realizar una buena combinación de cereales y legumbres  para conseguir una combinación de proteínas vegetales de alta calidad y aún así es posible que necesitemos algún tipo de suplementación, ya que las necesidades de la vitamina B12 (formación de glóbulos rojos, funcionamiento del sistema nervioso y todas las funciones celulares del cuerpo) no estarían cubiertas, y minerales como el hierro sería menos asimilable y posibilitaría la aparición de anemias, bajada de defensas y debilidad muscular.

 Así que, en mi opinión la mejor forma de ser practicante de las dietas vegetarianas y asegurarnos que realizamos una dieta equilibrada, sería optar por la dieta ovo-lacto-vegetariana.

 Los huevos y productos derivados son una estupenda fuente de vitamina B12, hierro y zinc. Y los lácteos y sus derivados  cubrirían las necesidades de calcio y vitamina D.

 También sería importante cambiar los cereales refinados, pan, arroz y pasta por sus versiones integrales ya que dispondríamos de sus vitaminas y minerales en mayor proporción.

 Ejemplos de platos principales vegetarianos equilibrados:

-          Garbanzos con arroz y espinacas.

-          Alubias con guisantes y quinoa.

-          Cuscús con pasas y piñones.

-          Salteado de garbanzos con pimiento, brócoli y arroz.

-          Canelones con espinacas, almendras y champiñones.

-          Lentejas con arroz.

-          Judías verdes con patata.

-          Ensalada de pasta integral con nueces y pasas.

-          Ensalada de lentejas con nueces.

-          Humus (garbanzos triturados con semillas de sésamo y especias).

-          Ensalada de arroz con frutos secos.

Dietista-Nutricionista

Pros y contras de las dietas vegetarianas

Susana Santervás

Nº col. 00153-AN

 

Deja un comentario

Hey, so you decided to leave a comment! That's great. Just fill in the required fields and hit submit. Note that your comment will need to be reviewed before its published.