La distonía focal en músicos

por metropolsalud
0 comentario

Por Ana Belén Árbol Carrero

Fisioterapeuta especializada en músicos de Metropol Salud.

Colegiada Número 9806.

 

La distonía focal es una disfunción del movimiento que da lugar a una pérdida mantenida del control motor. Está considerada una consecuencia de movimientos repetitivos en una práctica diaria prolongada, en ocasiones en combinación con otros factores de riesgo, especialmente tensionales y emocionales.

Los músicos son, por tanto, una población particularmente susceptible de desarrollar este tipo de alteración por la repetición de movimientos: tienen que ser extremadamente precisos en muchos casos en sus interpretaciones y a eso, además, se une la tensión, ansiedad y estrés a la que suelen enfrentarse. De hecho, se ha descrito que entre el 1 y el 2% de los músicos profesionales la padecen, convirtiéndose en la profesión en la que es más común encontrarse esta patología (1).

 

Regiones afectadas por la distonía focal

 

La distonía focal del músico se ha definido como una alteración del movimiento al realizar un movimiento específico que se manifiesta con una descoordinación muscular persistente y/o una pérdida del control motor voluntario de movimientos muy entrenados y repetidos al tocar el instrumento.

Las regiones más afectadas son las de la mano (distonía focal de la mano) o la orofacial (distonía de la embocadura), siendo ambas muy limitantes en el terreno profesional, hasta el punto de que el 30% de los músicos que la padecen se ven obligados a terminar su carrera profesional como instrumentistas (2).

 

Tratamientos recomendados para la distonía focal

 

La literatura más reciente recomienda como mejor tratamiento diseñar un programa de reentrenamiento motor, cuyos ejercicios progresen en complejidad y adaptándose cada vez más al movimiento específico que requiere la técnica del instrumento y que se ve afectado.

Aparte del tratamiento fisioterapéutico, intervenciones farmacológicas con fármacos anticolinérgicos o con inyecciones locales de toxina botulínica se consideran tratamientos prometedores para paliar los síntomas de la distonía, aunque sus efectos no son permanentes (el paciente depende de los fármacos para mejorar los síntomas y vuelve a sentirlos al pasar sus efectos), mientras que el reentrenamiento motor produciría cambios definitivos.

Los resultados de los últimos estudios científicos al respecto destacan la importancia de acudir a un profesional sanitario, en este caso un fisioterapeuta especializado en músicos, que haga una valoración precisa de la distonía del músico y que diseñe un programa de ejercicios individualizado.

 

Ejercicios del músico para combatir la distonía focal

 

Por otro lado, los estudios subrayan que resulta fundamental que el músico realice este programa de ejercicios a diario durante al menos 12 meses para obtener resultados (2), y que dichos ejercicios sean supervisados regularmente por el fisioterapeuta que irá modificando y progresando en la complejidad de los mismos, así como adaptándolos al instrumento.

Por todo ello, resulta fundamental que el fisioterapeuta que diseñe el programa individual de reentrenamiento motor conozca la técnica del instrumento, de modo que pueda programar los ejercicios de la forma más acertada posible.

Sin embargo, una buena valoración y seguimiento de los ejercicios resulta tan importante como la paciencia, templanza y perseverancia que debe tener el músico durante todo el proceso de reentrenamiento motor. Producir cambios en el sistema nervioso es una tarea que requiere de mucha constancia y tiempo, pero por suerte el sistema nervioso es neuroplástico, está diseñado para aprender, ¡y el cambio es posible!

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Enke AM, Poskey GA. Neuromuscular re-education programs for musicians with focal hand dystonia: A systematic review. Med Probl Perform Art. 2018;33(2):137–45.
  2. Ackermann B, Altenmüller E. The development and use of an anatomy-based retraining program (MusAARP) to assess and treat focal hand dystonia in musicians–A pilot study. J Hand Ther [Internet]. 2021;34(2):309–14. 
0 comentario

También te puede interesar

Deja un comentario