Por qué no deberías correr descalzo por la playa

por metropolsalud
0 comentario
Por qué no deberías correr descalzo por la playa. Metropol Salud. Tu clínica de fisioterapia en Sevilla y el Aljarafe

Llegó el verano y muchos deportistas cambian su lugar de entrenamiento por la playa. Aprovechando las vacaciones, hay corredores que quieren disfrutar de la orilla del mar haciendo lo que más le gusta. Pero la pregunta es, ¿es bueno correr descalzo por la playa?

La respuesta es no. Un entrenamiento sin el calzado adecuado puede representar un shock para el pie y acarrear lesiones no deseadas.

 

Riesgo de lesiones

El terreno es irregular y puedes sufrir esguinces, tendinitis, problemas lumbares o incluso alguna fractura.

Debido al aumento del impacto de nuestros pies, es más fácil tener una lesión a nivel metatarsal y a nivel plantar.

Por otro lado, tus músculos y tendones pueden sufrir sobrecargas ya que el hecho de correr descalzo les obliga a esforzarse más de la cuenta. De hecho, un estudio publicado en The Journal of Experimental Biology lo confirma. Asegura que correr sobre la arena requiere 1.6 veces más gasto de energía que correr sobre una superficie más firme.

 

Usa un calzado adecuado

La parte inferior de los pies (superficie plantar) es suave y sensible para la mayoría de las personas. Correr sin un zapato de suela rígida puede causar dolor plantar.

Debemos tener en cuenta, además, que las zapatillas ofrecen protección contra los escombros que nos podamos encontrar. La mayoría de las playas tienen muchas conchas y otros objetos afilados que pueden lastimarte si decides correr descalzo.

En definitiva, correr en la playa con los zapatos puestos es la mejor opción. Evitarás lesiones y te dará soporte a tus pies y estabilidad a tus tobillos. 

 

Consejos a la hora de correr en la playa

Mientras corres en la playa es importante usar pantalones cortos y camisetas transpirables que absorban el sudor. Debes evitar hacer deporte en las horas centrales del día. Si empiezas a sentirte mal, con sensación de mareo, calambres o náuseas, es mejor detener la actividad física.

Por ello, es siempre recomendable mantenerse hidratado. Para prevenir la deshidratación y otras enfermedades relacionadas con el calor, asegúrate de tener agua.

También se recomienda usar una gorra y gafas para protegerse del sol.  Correr en la playa generalmente significa que estás expuesto a la luz solar directa, así que asegúrate de proteger tu piel con un buen protector solar.

 

Un buen calentamiento

Como hemos dicho, tu cuerpo trabaja más duro cuando corres por la arena que en otras superficies. Así pues, el calentamiento es primordial antes de salir a correr.

Trota lentamente durante 5 a 10 minutos y haz ejercicios dinámicos como estocadas, rodillas arriba, estiramientos de piernas, círculos con la cadera y rotaciones de tobillo. Las sentadillas con peso corporal también son excelentes para activar los glúteos y abrir los flexores de la cadera.

Otro consejo es mantenerse en terreno plano. Debes evitar correr a lo largo de una playa con muchos desniveles porque aumentará el riesgo de lesiones. Será mucho más fácil caerse y lesionarse las rodillas y los tobillos si estás corriendo en una superficie inclinada.

 

Feliz verano

Metropol Salud, tu clínica de fisioterapia en Sevilla y el Aljarafe, te desea un feliz verano y si vas a entrenar y correr por la playa, evita hacerlo descalzo y ten en cuenta estos consejos. Seguro que te sentirás bien y podrás disfrutar de una de las experiencias más gratificantes para cargarte de energía y mantenerte bien físicamente.

Si tienes alguna duda o quieres dejarnos un comentario, solo tienes que pinchar aquí y escribirnos.

¡Disfruta de tus vacaciones y experimenta la emoción de correr en la playa!

0 comentario

También te puede interesar

Deja un comentario